Mascotas

Cuando llevar tu gato a un veterinario.

llevar-al-gato-al-veterinario

Si ves a tu gato con una conducta algo distinta a la normal, es posible que se deba a algo pasajero o bien al desarrollo de alguna enfermedad. En todo caso, para saber cuándo debemos llevar a nuestro gato al veterinario, os describimos algunos síntomas para que estés alerta y actúes lo antes posible.

Vómitos constantes

Los gatos pueden vomitar por distintas razones y ello no tiene porqué ser una señal de preocupación. Ahora bien, si los vómitos son continuados y de manera líquida, puede tratarse de alguna enfermedad estomacal.

Pérdida de apetito

En verano, cambio de estaciones o bien en determinados momentos de la vida del gato, puede ser que tenga menos hambre. Pero en situaciones normales, si observamos que nuestro gato deja de comer de un día para otro, recomendamos ir al veterinario.

Bajo peso repentino

Algo parecido sucede cuando el gato pierde peso de manera continuada y en muy poco periodo de tiempo. Algunas enfermedades empiezan con este síntoma. Esto suele estar acompañado de la pérdida de peso y un estado apático de manera general.

Secreciones en el oído

Algunas secreciones en la oreja son normales, pero no cuando las secreciones son continuas, el gato se rasca el oído constantemente y aparece cera marrón o de un color algo oscuro.

Sangre en las heces

El gato puede presentar sangre alguna vez en las heces al encontrarse estreñido. Pero ya no se considera normal cuando lo hace varias veces y además también hay sangre en la orina.

Inflamaciones

Las inflamaciones pueden darse en las patas, en el cuerpo o en la cabeza del gato. Cuando observemos estas inflamaciones, deberemos acudir al veterinario para que lo examine.

Legañas en los ojos

El gato, como otros animales, tiene legañas en los ojos, sobre todo marrones o negras. Esto entra dentro de la normalidad, pero cuando son de color blanco o verde podría ser un síntoma de enfermedad en los ojos.

Cola caída

La cola del gato está casi siempre erguida y en movimiento. Por ello, si vemos que está caída y ya no la mueve como antes, nos está dando algunas pistas sobre su bienestar.

Acuérdate de realizar los chequeos necesarios al gato en el veterinario las veces necesarias y a controlar posibles síntomas que nos estarían diciendo que algo no va bien.

Fuente: MascoBox

Acerca de...

Hercules

Publicidad

Publicidad